El jardín en enero: poda, endoterapia y otros cuidados

‘De Nadal a Sant Antoni el camí és molt curtet’, dicen aquí en Mallorca, y entre una cosa y otra nos hemos plantado a mediados de mes. ¿Qué cuidados necesita nuestro jardín en enero?

El jardín en enero: momento de podar

Podar en el mes de enero

Dice Felip Munar en su ‘Costumari popular‘ que la luna, en enero, tiene mucha fuerza y una gran influencia sobre los cultivos, así que si nos guiamos por sus recomendaciones y las que aporta Michel Gros en su popular ‘Lunario‘ podemos concluir lo siguiente.

Es tiempo de poda. Enero es el mes de podar nuestros árboles y hacer leña, no conviene hacerlo cuando se avecinan días de mucho frío, pero si las temperaturas siguen suaves como hasta ahora no hay ningún problema. Según el tipo de árbol que tengamos serán mejores unas fechas que otras, veamos algunos ejemplos:

– Los árboles jóvenes en los que interesa estimular el crecimiento deben podarse cuando la Luna está en su fase de ascenso para estimular así su crecimiento, esto es entre el 20 y el 28 de enero.

– En el caso de las coníferas y árboles de hoja que hayan alcanzado la altura deseada conviene que sean podados entre el 30 de enero y el 3 de febrero, cuando la Luna está en su fase creciente y descendiente a la vez.

– Para la poda de otros árboles y arbustos con flor o fruto conviene esperar hasta el mes de febrero, que será cuando la Luna alcance de nuevo la posición óptima para garantizar la salud de nuestras plantas.

Dejando de lado la poda, conviene recordar que enero también es buena época para los tratamientos de prevención. Uno de ellos es aplicar sulfuro de calcio, preparado fitosanitario aceptado en agricultura ecológica que tiene propiedades insecticidas y fungicidas. Pero también es tiempo de aplicar endoterapia en pinos para eliminar la procesionaria, o, de lo contrario, en un par de meses la veremos desfilando por nuestro jardín.